Crítica: 'Capitana Marvel', de Anna Boden y Ryan Fleck

© Difusión

Crítica cinematográfica por Javier Gragera

Son palpables los síntomas del hartazgo. Han saltado a la gran pantalla tantos superhéroes de distinto pelaje y condición que cada vez resulta más difícil ganarse el aplauso unánime del respetable. Ahora le toca el turno a Capitana Marvel, personaje inédito hasta la fecha, que llega a la cartelera para demostrar que sus superpoderes también serán infalibles en eso de reventar taquillas. Y para lograr su objetivo ha encontrado en la mercadotecnia a su mejor aliado, que ha sabido mover sus piezas autoproclamando a esta superheroína de puños de fuego como símbolo intergaláctico del empoderamiento femenino. Un discurso que, de antemano, asumió cierta coherencia con el fichaje de Brie Larson, quien se ganó las simpatías del movimiento #MeToo al no aplaudir a Casey Affleck, denunciado por acoso sexual, cuando le entregó el Oscar a Mejor Actor hace un par de años.

Pero de la misma manera que el hábito no hace al monje, la persona tampoco hace al personaje, y esta Capitana Marvel de carne y hueso no logra cuajar el espíritu feminista del que pretendía hacer bandera. Lo intenta, pero se queda corta. Es meritorio que la protagonista no requiera de ningún hombre ni romance para subsistir, y también ayuda a captar el mensaje que Nick Fury, un alto rango de la policía secreta estadounidense, se remangue con total naturalidad su camisa para lavar los platos después de cenar con unos amigos terrícolas y alienígenas. Pero uno espera más artillería pesada para narrar una hazaña feminista de altos vuelos que sepa poner los pies en la tierra.

De por medio, la película se centra en cómo la protagonista, una guerrera de élite de la raza Kree, se ve obligada a deambular por nuestro planeta en busca de respuestas que apelan a ella misma: su pasado es un agujero negro y Capitana Marvel quiere encontrar el origen de esa luz que, cuando se cabrea, hace refulgir su cuerpo y le otorga un poder descomunal que tiene que aprender a manejar. El gran desconocimiento que el común de los mortales tiene sobre la biografía de esta superheroína juega a su favor. Es un personaje por descubrir, aunque la película no termina por tomarse demasiado en serio su propia historia.

Se agradece que el argumento nos ubique en un terreno poco explorado para la nostalgia, la década de los noventa, además de integrar de manera orgánica guiños a títulos de la cultura pop como Expediente X, MacGyver o Matrix. Estos detalles aportan algo de sustancia a un filme perezoso que se vuelve previsible hasta en sus virtudes, las propias de cualquier superproducción de Marvel: destreza narrativa, espectaculares efectos especiales, escenografías ingeniosas y algún que otro mamporro bien dado al malo de turno.

Está claro: tendremos Capitana Marvel para rato, quien promete tener un papel fundamental en la lucha contra Thanos en el próximo estreno de Avengers: Endgames. Esta flamígera superheroína podrá salvar al universo de su peor enemigo, pero aquí en la Tierra el feminismo tendrá que seguir buscando su guerrera en otras películas. Alguien, tal vez, como menos brillo y más carisma.

+ INFO
Título original:
Captain Marvel
Dirección: Anna Boden, Ryan Fleck
Guion: Anna Boden, Ryan Fleck, Geneva Robertson-Dworet y Nicole Perlman
Reparto: Brie Larson, Samuel L. Jackson, Lee Pace, Jude Law, Annette Bening
Fotografía: Ben Davis
País: EE.UU. (2019)
Duración: 125’

Añadir nuevo comentario