La Gastrónoma. Bodega artesanal con acento italiano en Miraflores

La Gastrónoma tiene un íntimo patio interior. | © Ana Valencia

Porque la vida es muy corta como para tomar un mal vino, buscamos a Sabrina Chávez, sommelier de vocación y dueña de La Gastrónoma. No tardamos mucho en darnos cuenta de que esta mujer está enamorada de la propuesta que nos ofrece. “En La Gastrónoma queremos que el cliente se sienta acogido, bien aconsejado y como en casa. Eso es algo muy importante para nosotros”.

Sabrina nos explica que de ahí viene el nombre La Gastrónoma, que evoca a una persona cálida y cercana, que disfruta inspirándote y con quien puedes crear una experiencia distinta.

El concepto de esta bodega artesanal nace de la melancolía. Sabrina vivió varios años en Italia, donde le entusiasmaban las tiendas de comida en las que, además de poder comprar productos de primera calidad, el cliente era bienvenido a tomarse una copa de vino y charlar. Había algo muy humano en ese vínculo entre el propietario y su clientela. Luego, al regresar al Perú, empezó a extrañar aquello, y decidió crear un espacio así en Lima.

Entre vinos y quesos
Muchos de los productos que encuentras en La Gastrónoma, ubicada en Miraflores (Calle Libertad 439), son de origen europeo, como su selección de vinos de Italia de pequeña producción y fermentación natural (esto quiere decir que fueron cosechados en un campo orgánico y fermentados sin levaduras).

Pero esta bodega no discrimina lo peruano, y aquí puedes conseguir quesos nacionales de productores con quienes se busca tener un vínculo humano y significativo. Además, Sabrina nos cuenta que también tienen chocolates Bean-to-Bar (que alude a la forma artesanal, pero refinada, de su elaboración) y que a la bodega también se suman vinos sudamericanos, especialmente de Argentina y de Chile.

Sabrina se anima a contarnos cuáles son los favoritos de sus clientes que sí o sí debemos probar: queso cachibito de La Cabrita, huascarán añejado de Los Queseros de Huachucocha, stracciatella (un tipo especial de queso mozzarella, elaborado de burrata) y el vino rosso de Montepulciano (Italia), de Bodega Sangineto.

Además, nosotros recomendamos la que consideramos una de las mejores tortillas españolas de Lima y también los ‘Gastronomix’: una combinación gastronómica de almuerzo para arrasar con el plato. La única duda que nos queda es: ¿con cuál de los vinos podemos acompañarlo?

Añadir nuevo comentario