La Vanguardia de las Formas

Gropius © María Isabel Scheuch

Lima es una ciudad en la que muchas veces cuesta mantener la sonrisa, pero ese no parece ser el problema de Paola Denegri, miembro del colectivo artístico Arte Sana, quien ha reunido una serie de miradas multidisciplinarias con las que reflexiona una ciudad a la que se nos hace difícil de amar.

Ordenada, limpia, funcional, esas son palabras que perfectamente se pueden asociar a la Bauhaus; mientras que caótica, aplastante, insufrible, parecen más sinónimos de nuestra Lima en hora punta y cielo nublado. Hasta ahí no parece haber ninguna relación, pero para Paola y su colectivo están mucho más estrechamente ligados, es por eso que presentan La Vanguardia de las Formas por los 100 años del Bauhaus.

"Nos hemos inspirado en la unión de las bellas artes como propone la Bauhaus, superando las distancias entre el arte tradicional que ves en una galería, y la artesanía", nos explica Paola mientras nos pasea por la muestra que se caracteriza por ir desde la pintura hasta lo audivisual, pasando por la fotografía y la cerámica. Pues para la Bauhaus, y su enfoque interdisciplinario, todos los creadores artísticos son iguales, y todas las artes son una. El efecto inmediato que tuvo esta experimentación artística nacida en Alemania fue el de una escuela de arquitectura y diseño con preocupaciones sobre el urbanismo y cómo hacer vivible este monstruo llamado ciudad. Eso está presente en esta muestra reflexiva a través de fotografías de puentes que no llevan a nada (sucedáneos de las otrora columnas del tren eléctrico inacabado que llenaban la Av. Aviación en los años 90), esto como critica a la inutilidad y su falta de planeación; pero también se evidencia como la importancia de que lo bello puede ser útil o lo útil ser bello, como en el caso  de unos escarabajos de pared esmaltado que sirven para poner las llaves, solo que como mención Paola, "mientras que para los de la Bauhaus  los unía el concepto de búsqueda de la estética a través de las formas elementales, a nosotros no. Acá cada artista tiene su lenguaje".

Por ejemplo, el cuadro de Paola que abre la exposición, La costa verde, plasma un visión de la  Bahía de Lima desde el mar a lo Bauhaus pero alejado del minimalismo. Pues, como dice, "yo plasmo mi Costa Verde pero con cierto orden, lo que la hace mi costa verde. Todos los artistas aquí están lejos del minimalismo, lo que han adoptado de ellos, son los principios de la unión de las artes. La búsqueda de plasmar en comunidad y para la ciudad. Nosotros queremos trabajar para la ciudad, y nos hemos inspirado en eso de la bauhaus". Explica Paola, para quien Lima es "tan caótica que se necesita hablar de estética. No quiere decir que mi estética sea tu estética sino encontrar un acuerdo porque al fin al cabo cohabitamos la misma ciudad"

A dos años del bicentenario y con los primeras ordenanzas municipales de restauración de monumentos, hay pocas o casi ninguna reflexión sobre una Lima que es capital de la nación. A  la pregunta ¿por qué Lima se ha apostado decididamente por el cemento?, Paola lo complementa con "el hecho de que se planten palmeras hawaianas, ambas, cemento y palmeras se explican en el imaginario limeño como elementos de status. Porque no somos una ciudad con campo y árboles, estamos en un desierto. Las pocas zonas agradables de Lima son burbujas, y uno sale de ahí y se encuentra con Lima la horrible, y eso es porque no nos hemos puesto de acuerdo, y necesitamos ponernos de acuerdo en pautas, ritmo y armonía. Por eso creo que la estética es importante para vivir, nos provee y refleja armonía personal. Es también sanatorio. Sana. Pero para eso necesitamos mínimos acuerdos a nivel de estética".

Entonces, Paola le da la vuelta a la entrevista y me acorrala con una pegunta: "Acá somos ocho personas diferentes, dime ¿encuentras orden o es un caos?". Pienso un momento y respondo: "Creo que lo de aquí es una recreación fantástica de la urbanidad de cada uno, pero distintas. Siento a Chorrillos mirando a Miraflores". Ella sonríe de nuevo. "Esto es un homenaje a la Bauhaus pero también es la intención del colectivo que desea trabajar por la ciudad". "¿Pero no encuentras fea a Lima?", le insisto y responde:  

Lima es un desierto que tiene al mar

"A mí me parece linda, así con los colores opacos y todo, la encuentro linda desde el mar. Pero, otra vez, Lima puede ser linda, depende en que burbuja estés, el problema es que las burbujas son chicas. Y la ciudad es enorme con la contaminación visual, el trafico edificios que son distintos de los otros, eso nada tiene que ver con la idea del desarrollo humano. Y aquí buscamos crear debates de estética. No basta con pintar las casas. Hay que empezar por pensar qué paleta de colores nos corresponde".

+INFO
La Vanguardia de las Formas por los 100 años del Bauhaus

Añadir nuevo comentario